Madre Teresa de Calcutá

Madre Teresa de Calcutá

 Madre Teresa de Calcuta y Garabandal

El encuentro con la Madre Teresa fue providencial para obtener el permiso para hacer el documental de la BBC


Madre Teresa de Calcuta.

 

 

Madre Teresa de Calcuta.

Dice Madre Teresa:

De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús.

Jesús le reveló el deseo de su corazón de encontrar "víctimas de amor" que irradiasen a las almas su amor. "Ven y sé mi luz", Jesús le suplicó.

Jesús le dijo: "no puedo ir solo". Le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos. Le pidió a Madre Teresa que fundase una congregación religiosa, Misioneras de la Caridad, dedicadas al servicio de los más pobres entre los pobres.

 

Conchita de Garabandal y Madre Teresa de Calcuta

 

En una entrevista, Monseñor Francisco Garmendia le pregunta a Conchita acerca de la película de la BBC y de la intervención de Madre Teresa:

Francisco Garmendia, FG: Tengo entendido, la última entrevista que tuvimos aquí los dos con Gladys, hablaba de la BBC de Londres que te filmó acá en Nueva York mas o menos la historia de las Apariciones y creo que fueron verdaderamente emocionados por muchas razones y auténticamente convencidos de la realidad de eso.

¿En Nueva York, va a transmitirse esa película?.

Conchita: Sí, el Canal 13 quiere ponerla y el Canal 7 también lo pidió.

FG: Han tenido algun contacto contigo.

Conchita: Si, el Canal 13 vino el otro dia a casa.

FG: Asi que te ayudará, los medios económicos para poder resolver cuantos problemas se te presentan, tienes cuatro hijos y para llevar adelante todo eso me imagino te será de gran ayuda para tu vida la actuación tuya en la televisión.

Conchita: Gracias a Dios no necesito de ese dinero y jamás cogería un centavo por ningún trabajo de la Virgen.

FG: Asi que, Conchita, ¿en verdad que tú no has tomado ni un centavo?. ¿Te ofrecieron, sin duda?.

Conchita: Sí, me ofrecieron.

FG: ¿Aqui, se ha dado en Nueva York, en alguna parte, esa película?.

Conchita: La BBC en todos los sitios la están dando ahora, vendieron aquí como cuatrocientas de las películas a distintas televisiones.

FG: Y está yendo por todo el mundo ya.

Conchita: Sí.

FG: Yo he visto esa película y pareces muy

Conchita: Triste, y muy fea

FG: ¿Fea además?

Conchita: Yo creo que La Virgen lo permitió así.

FG: ¿La Virgen lo permitió para que te humillaras?.

Conchita: Yo creo que sí, porque en esa película todo lo que hice fue con sacrificio y exactamente podria decir derecho asi por amor a Dios porque no queria hacerla por ningún motivo, humanamente.

Por mí no me convenía por ningún motivo porque no quería que nadie supiera quién era yo, y yo pensé que la iban a poner en la televisión así enseguida. Tampoco quería hacerla porque era en el verano y no tenía ganas de estar con esa gente.

FG: Así que tú estás en el anonimato aqui. ¿Aquí nadie sabe quien eres tú?.

Conchita: No.

FG: ¿Ni te interesa que nadie sepa?.

Conchita: No, no me interesa, ni quiero, quizás es egoismo pero no quiero.

FG: Asi que cuando aparezcas por el canal 13 y canal 7, esa película, se vá a quitar el velo.

Conchita: Yo creo que es que no me van a conocer cuando me vean, estaba triste porque estaba muy nerviosa también. Estaba nerviosa no por la película, por hacer la película, pero tenía que hablar con alguna persona, antes de que esa película saliera y no habia podido hablar con ella, una persona muy importante para mi. Pero Dios lo permitió asi para que no me pusiera vanidosa.

FG: Dios tiene sus caminos.

Pasando a otro punto. La Madre Teresa, ¿tú la conoces, a la Madre Teresa de Calcuta?.

Conchita: Si, la conozco.

FG: ¿En qué oportunidades has tenido tú?.

Conchita: La veo cada vez que viene a este país.

FG: Así que ella te visita.

Conchita: Yo la visito a ella.

FG: Tu la visitas a ella. Sin duda alguna, ella está muy ocupada y ¿qué impresión te hace?.

Conchita: Es una santa mujer, está llena de cariño y de amor. Y siempre que la he visto es como que ella me quiere mucho y me dá su apoyo. Una vez ella me llamó para hacerme preguntas sobre las Apariciones, esto yo creo que fue el primer año que yo vine aqui a este pais.

Entonces le dije que el Obispo de Santander me había prohibido hablar pero que si ella quería yo le hablaba. Entonces me dijo: no, si el Obispo te lo dijo déjalo así, yo tengo bastante con esto.

FG: Asi que ella apoya.

Conchita: Si. Pero yo hablé con el Obispo de Santander, por eso yo estoy haciendo esta entrevista. Yo le escribí al Obispo de Santander, con el Dr. Domínguez, y le dije que quería que él me dijera claro que si yo podía hablar o no hablar, que yo estaba hablando poquito por ejemplo habia hecho una película y hablaba un poquito y me dijo que siguiera como hasta ahora.

Entonces, como hasta ahora, es que hablo así de vez en cuando nada más.

FG: Así que tanto la Madre Teresa como tú estais siguiendo la obediencia al Obispo y a lo que la Iglesia dice.

Asi que la Madre Teresa te dijo entonces no, si el Obispo no dice, nosotros no nos comprometemos. Por lo demás ella te parece a tí una mujer autenticamente dedicada a los pobres.

Conchita: Una santa.

 

Permiso para hacer el documental de la BBC, un encuentro con la Madre Teresa

 

Durante el otoño de 1980, la British Broadcasting Corporation produjo, a instancias del Centro Garabandal de Londres y con el respaldo de Joey Lomangino, un documental sobre Garabandal. El resultado fue una película de 32 minutos que fue premiada y que ya alcanzó una gran difusión internacional.

Historia de los hechos y encuentro con Madre Teresa:

A finales de la década de los 70, Bill Nicholson, director de programación religiosa de la BBC de Londres, vió una entrevista filmada con Conchita de Garabandal en los comienzos de 1970. Esta entrevista le impresionó mucho y decidió hacer un film televisivo sobre Garabandal, el cual también se centraría en una entrevista con Conchita.

Su primera tarea fue obtener el consentimiento de Conchita para la entrevista. Ya que Joey Lomangino, fundador de "Los trabajadores de Nuestra Señora del Monte Carmelo", era amigo personal de Conchita, Nicholson llamó a Joey y solicitó su ayuda para convencer a Conchita de que accediera a la entrevista. Joey, viendo la importancia que tendría una película hecha por la BBC para la difusión del Mensaje de Nuestra Señora, se mostró entusiasta y acordó ayudar en lo que pudiera.

Joey explicó a Conchita la importancia de realizar esta película y cuánto bien haría que el mensaje se difundiese por este medio. Conchita estuvo abierta a la propuesta, pero no haría nada sin el permiso del Obispo de Santander, Juan Antonio del Val Gallo.

El Obispo del Val, fue el quinto Obispo de Santander desde el comienzo de las Apariciones. Cuando Conchita le telefoneó pidiendo su permiso para hacer esta película, él respondió:

-- Sé humilde, sé obediente y no hables demasiado sobre los Obispos anteriores.

Conchita entendió lo que el Obispo le dijo y que le daba así su conformidad. Así se lo informó a Joey. El se lo notificó a Bill Nicholson quien comenzó a planear la producción.

En junio de 1980, Nicholson voló desde Londres a Nueva York para encontrarse con Conchita y Joey quien también habría de aparecer en la película, y para revisar con ellos el escenario del mismo.

También quería ver los sitios posibles para la secuencia de la filmación: el supermercado del barrio, la pizzería, en aquel entonces perteneciente y atendida por el esposo de Conchita, Pat (Patrick); la playa donde Conchita llevaba a sus hijos; el lugar de trabajo de Joey y el Centro de Garabandal en Nueva York.

También estaba buscando un buen sitio para la entrevista con Conchita. Su idea era elegir un lugar donde los rascacielos de Manhattan pudieran ser vistos de trasfondo para sugerir la dimensión mundial de los Mensajes y las Profecías de Garabandal. Si tal lugar no estuviese disponible cerca de donde vivía Conchita, entonces la entrevista sería en su casa.

En agosto de 1980, Bill Nicholson regresó para la filmación. La BBC envió personal especializado para el rodaje de la película en Nueva York y a cada cual se le asignó su tarea.

Barry Hanratty fue uno de los colaboradores.

Dice Barry Hanratty:

Mi papel en todo esto fue ser chofer de Bill Nicholson. Alquilamos un auto para que yo lo trasladara a los lugares a los cuales necesitaba ir.

La filmación de la entrevista con Conchita estaba programada, Nicholson tuvo un último encuentro preparatorio con ella. Llegamos a su casa y, después de repasar las actividades del día siguiente, Conchita mencionó que su amigo, el Doctor Jerónimo Domínguez y su esposa, Gladys, vivían en la zona del Bronx y que quizás los edificios de Manhattan podrían ser divisados desde su propiedad, lo que sería el sitio ideal para la entrevista que Nicholson originalmente había pretendido. El sugirió que fuésemos a verlo, y así Conchita y sus cuatro hijos subieron al auto con nosotros y emprendimos la marcha.

Gladys nos saludó al momento de llegar y Bill Nicholson rápidamente investigó el lugar. Pronto le resultó claro que el sitio era inadecuado para la entrevista, el viento fuerte afectaría a los micrófonos y además, la línea de rascacielos de Manhattan no podía visualizarse desde alli. La entrevista tendría lugar en la casa de Conchita como ya lo había planeado.

Mientras nos preparábamos para partir y retornar a casa de Conchita, Gladys sugirió que parásemos en el Convento de las Misioneras de la Caridad, en el sur del Bronx, y pidiésemos a las hermanas rezar por las intenciones de la película, que son las de difundir las Apariciones y los Mensajes de la Virgen en Garabandal. Nicholson no puso objeción alguna, y Gladys subió al auto, con Conchita, sus cuatro niños, Bill Nicholson y yo; este auto era un Ford de tamaño mediano. Los hijos de Conchita eran pequeños en esas fechas.

El sur del Bronx, tenía uno de los índices de criminalidad más alto de toda la Ciudad de Nueva York, y el convento de las Misioneras de la Caridad estaba situado en un área donde había muchos edificios abandonados y en mal estado.

Llegamos al frente del convento y estacionamos en el lado opuesto de la calzada. Las hermanitas se pusieron muy contentas de ver a Conchita a quien ya conocían. Ella y su esposo Patrick, trabajaron en el comedor público regentado por el convento.

A medida que hablábamos con las hermanas, nos separamos en dos grupos. Bill Nicholson y tres de los hijos de Conchita permanecieron en el vestíbulo con algunas de las monjas, mientras Conchita, su hija Miriam, Gladys y yo estábamos con la Madre Superiora en una habitación pequeña, separada del vestíbulo.

Había pasado poco tiempo cuando se abrió la puerta del vestíbulo que conducía al convento y para nuestra sorpresa, la Madre Teresa vino caminando hacia nosotros.

Foto: Durante uno de los encuentros de Madre Teresa con Conchita. Conchita tiene en sus brazos a su primera hija, "Conchitina".

No teníamos idea de que Madre Teresa estuviera aquí. La Madre Teresa vino a Nueva York para visitar los conventos de su Orden (hay tres), y se quedaba en este convento que era uno contemplativo.

La Madre Teresa nos dió un caluroso saludo, especialmente a Conchita ya que eran amigas. Preguntó el motivo de nuestra visita y Conchita le manifestó que iba a participar en una filmación sobre Garabandal.

La Madre, con un profundo sentido de obediencia, inmediatamente replicó:

-- ¿Qué dijo el Obispo de Santander al respecto?.

 Conchita trató de explicárselo pero le resultó un poco difícil explicarle la respuesta del Obispo. La Madre Teresa era una persona muy directa y de mucho sentido común que veía las cosas bien claras, blancas o negras.

Ya que la respuesta del Obispo a Conchita fue mas bien algo indirecta, aunque Conchita sabía que le había dado su permiso, la Madre no se convenció y dijo:

-- Has esperado tanto tiempo, a lo mejor deberías esperar un poquito más.

 La Madre Superiora, que estaba justo detrás de ella, apoyó la idea diciendo:

-- ¡Sí, cancela la filmación, cancélala!.

Tuve la terrible sensación de que todo el hermoso proyecto estaba a punto de esfumarse en el aire y dije:

-- Sí, pero hermana, en mi confusión llamé a la Madre Teresa ‘hermana’,  él realmente no es su Obispo.

Lo cual podría haber tenido alguna validez ya que Conchita vivía en la Diócesis de Brooklyn, pero la Madre, quien tenía una aguda inteligencia, me dijo:

-- Ocurrió allí.

Queriendo significar que las Apariciones tuvieron lugar en la Diócesis de Santander.

Caso cerrado, no estaba dispuesto a discutir con una santa. Bill Nicholson que estaba afuera en el vestíbulo no tenía la mas mínima idea de lo que estaba pasando a solo unos metros de distancia en esa pequeña habitación.

Hubo un momento de silencio y luego la Madre Teresa dijo a Conchita:

-- Debes preguntar de nuevo al Obispo.

Conchita replicó:

-- ¿Qué le debo decir?.

La Madre contestó:

-- Le preguntarás si puedes hacer esto por el Honor y la Gloria de Dios y no por ninguna otra razón.

Conchita entonces le pidió a la Madre Teresa que escribiera las palabras por ella. A la Madre se le dió un bolígrafo y un sobre blanco en el cual ella escribió las palabras que Conchita debía decir al Obispo.

Nuestra visita terminó y la Madre Teresa nos invitó a la Capilla para estar unos momentos con el Santísimo Sacramento antes de partir. La Madre se arrodilló en el suelo, no lejos de la puerta.

Las Misioneras de la Caridad no tienen reclinatorios en las capillas de sus conventos. La Madre Teresa estaba con sus ojos fijos en el Sagrario cuando nos retiramos de la Capilla y seguramente estaba allí, en su Coloquio con Nuestro Señor, cuando llegamos.

Gladys regresó con nosotros a la casa de Conchita. Aunque ya era un poco entrada la tarde, lo cual significaba que en España era entrada la noche, por las seis horas de diferencia. Conchita estaba decidida a llamar al obispo de inmediato.

Alguien contestó en la oficina de la diócesis, el obispo no se encontraba allí por vacaciones. Le dieron a Conchita un número donde él podía ser localizado. Ella iba a llamarlo a las 9:00 en punto de la mañana siguiente. La filmación iba a comenzar el día siguiente pero si el Obispo dijese que no, sería inmediatamente cancelada.

Conchita no haría la película a menos que el Obispo diese su consentimiento. Aunque Bill Nicholson sabía que la película dependía de lo que el obispo dijese a Conchita, estaba decidido de todos modos a proceder con el plan programado.

Aun siendo relativamente joven, cerca de los 33 años, Bill Nicholson ya había realizado mas de treinta filmaciones, y conocía los riesgos inherentes a este trabajo. Nos reuniríamos con los del equipo de filmación a la mañana siguiente, a las 10:00 en punto, frente a la casa de Conchita.

Nicholson quería venir antes de las diez para esperar al personal pero, aunque llegamos temprano, ya los encontramos estacionados en frente de la casa de Conchita en dos autos: el cámara, su ayudante y el técnico de sonido en uno; el encargado de iluminación en otro. Conchita nos saludó en la puerta y todos entramos.

Inmediatamente nos enteramos por Conchita que ella llamó al obispo, pero no consiguió hablar con él y tenía que llamar de nuevo a las 4:00 en punto de la tarde. El programa se realizaría igual. Debíamos esperar y ver.

Cuando llegó la hora del almuerzo, el personal de la BBC fue a comer a un establecimiento cercano. Bill Nicholson y yo nos quedamos en casa de Conchita.

Después del almuerzo, nos contó que tuvo un sueño la noche anterior. En dicho sueño, ella estaba caminando por una calle donde había un restaurante. Sentados junto a una ventana, en el restaurante había cuatro hombres.

Ellos la llamaron y le dijeron:

-- Somos los que haremos la película para la BBC.

Conchita continuó contando que cuando se despertó esta mañana, fue al frente de la casa y, mirando por la ventana, vió estacionados en la calle en dos autos a los cuatro hombres que vió en su sueño.

Cuando llegó el momento de la entrevista con Conchita, Bill Nicholson mandó salir a todos de la planta baja de la casa, donde se realizaría la entrevista. Solo él y el grupo de filmación quedarían allí; era para asegurar que no hubiese distracciones. En este entonces, Pat Keena (Patrick Keena), ya estaba en casa después del trabajo, y el Dr. Domínguez y Gladys Domínguez también estaban presentes. Todos fueron escaleras arriba, o a cualquier otro lado hasta que la película terminara.

Cerca de las 3:30 finalizó la entrevista; Nicholson estaba muy contento por la manera en que discurrió. Ahora, estábamos todos reunidos en el primer piso de la casa, Conchita, Pat, Dr. Domínguez y Gladys, Bill Nicholson, el personal entero y yo.

Rápidamente llegó las 4:00 en punto, el momento de la verdad. ¿Habría una película o sería desechado todo el trabajo de hoy?.

Conchita cogió el teléfono y marcó el número donde estaba el Obispo del Val . Tenía en sus manos el mensaje que le dió la Madre Teresa para el Obispo.

Foto: Monseñor del Val autoriza la filmación. Posteriormente dió permiso a los Sacerdotes para subir a Garabanadal y decir la Santa Misa en el pueblo. Promovió un nuevo estudio sobre las Apariciones.

Gladys estaba cerca de Conchita, lista para adelantar las buenas o malas noticias. La comunicación se estableció y Conchita ya estaba hablando con el Obispo de Santander:

-- La Madre Teresa me pidió que le preguntara a Ud. si podía realizar este documental. Me dijo que le preguntase si puedo hacer esto por el Honor y la Gloria de Dios y no por ninguna otra razón.

El Obispo respondió:

-- Desde luego, puedes hacer la película por esa razón.

A medida que Conchita continuaba hablando con el Obispo, Gladys pudo entrever en la conversación cual había sido la respuesta. Una gran sonrisa iluminó su rostro y supimos que todo valió la pena.

Esperamos a que Conchita colgase el teléfono. Todo el mundo estaba feliz, especialmente Bill Nicholson.

El Obispo del Val admiraba la obra de la Madre Teresa de Calcuta, y después de que Conchita terminó de leer su mensaje, él respondió:

-- Desde luego, puedes hacer la película por esa razón.

También pidió a Conchita que le enviara el mensaje escrito por la Madre Teresa para guardarlo como recuerdo; Conchita así lo hizo.

Antes de que la Madre Teresa abandonase el área de Nueva York, llamó a Conchita por teléfono y le comentó que ella estuvo orando por las intenciones de la película para Gloria de Dios. Eso solo, por sí mismo, hizo que todo esto valiera la pena.

En diciembre de 1980, la BBC emitió por televisión la película, a través de sus series "Everyman". Constituyó un éxito enorme que sobrepasó todas las expectativas, reuniendo una considerable audiencia a lo largo del Reino Unido e Irlanda, lo cual fue considerado muy bueno para un espacio televisivo a las 10:30 p.m.

Inmediatamente después de la transmisión, la BBC tuvo una avalancha de llamadas telefónicas requiriendo más información. Algunos, ya familiarizados previamente con filmaciones de Nicholson, pensaban que este era su mejor trabajo.

Él mismo dijo que sintió algo muy especial realizándolo. Ante las peticiones de la audiencia, la película se emitió dos veces más en el Reino Unido y una tercera vez en Irlanda, y ganó un premio a la mejor película religiosa del año hecha por la BBC.

Fue la primera vez que los sucesos de Garabandal fueron dados a conocer a través de un importante medio de información, y fue un hito importante en la difusión de los Mensajes de Garabandal en el mundo de habla inglesa.

La Madre Teresa estaba convencida de la verdad de las Apariciones de Garabandal aunque siempre con una filial obediencia a lo que la Iglesia diga en su momento.

Además de ser amiga de Conchita, la Madre también conoció a Mari Loli en Nueva York, y mientras se estaba recuperando de una enfermedad en el sur de California, pidió que Jacinta, otra de las videntes, viniera a visitarla.

El que personas tan santas como la Madre Teresa de Calcuta y el Padre Pío de Pietrelcina crean en estas Apariciones, dice mucho de la importancia de estas Apariciones, sobre todo por las importantísimas profecías que están para realizarse y para que todos cumplamos con urgencia los Mensajes.

 

El video: "Garabandal, los testigos."

 

Monseñor don Juan Antonio del Val, además de dar el permiso para la película de la BBC, hizo un estudio personal de varios años de las Apariciones de Garabandal y es uno de los testigos que sale en el video: Garabandal, the eyewitnesses (Garabandal, los testigos), producido por Michael Tubberty y publicado en más de treinta idiomas, con imprimatur de monseñor Roman Danylak. Obispo titular de Nyssa. Roma. Italia. (El 24 de Enero del año 2000).

Monseñor del Val testifica que el estudio sobre las Apariciones de la Santísima Virgen María en Garabandal fue enviado a la Congregación para la Doctrina de la Fe, mas concretamente al Cardenal Joseph Ratzinger.

 


Monseñor del Val con Michael Tubberty, productor del video

 

Dijo Monseñor del Val, Obispo de Santander (1971-1991):

"Estoy contento, feliz, con este video, ¡es maravilloso!".