D. Valentín Marichalar, Párroco de Cosío y Garabandal

D. Valentín Marichalar,  Párroco de Cosío y Garabandal

Don Valentín Marichalar Torres:

 

Es el mas informado de todo lo que sucedió en San Sebastián de Garabandal. Él bautizó a las niñas videntes, les enseñó el catecismo, las preparó para su primera comunión, asistió a muchos éxtasis. Muy a menudo, al principio, apenas habían salido de su éxtasis, las hacía venir a la iglesia y las interrogaba una por una, sin darles el tiempo de ponerse de acuerdo. Es importante notar esto, teniendo en cuenta el hecho de que ignoraban las preguntas que les iba a hacer y también su corta edad. Les habría sido muy difícil decir todo sin contradecirse, y sin embargo, anota D. Valentin, las cuatro niñas videntes decían lo mismo. Además, les escuchó en confesión y fue el primero en advertir al Obispado de Santander.

 Insiste, con firmeza, en el hecho de que «no había nadie, absolutamente nadie, y mucho menos yo, que haya sido capaz de manipular a las niñas durante las apariciones».

D. Valentín pidió a la Santísima Virgen María una prueba personal, y un tiempo después la recibió de una manera tan clara que le impresionó mucho. Fué a partir de entonces que dijo que recibió una prueba personal e inequívoca de que las Apariciones eran verdad.

Seis días después del primer éxtasis, fue al Obispado de Santander a pedir «que le enviasen médicos y sacerdotes competentes, porque se sentía sobrepasado por los acontecimientos que se desarrollaban en su parroquia».

Ha asegurado que si Dios le llamase a el antes de que el caso de Garabandal sea definitivamente aprobado, su testimonio no se habría perdido, pues lo ha escrito de manera detallada y depositado en lugar seguro.

En cuanto a la Comisión investigadora de los sucesos encargada por el Obispo de Santander, no se preocupó en absoluto de él; según su propia expresión, para ella: «Pintaba yo, menos que un cero a la izquierda». Esta situación ha evolucionado a lo largo de los años, en especial a partir de 1972 con el Obispo D. Juan Antonio del Val. Por ello don Valentín después dió testimonio públicamente y ha sido oido su testimonio en el Vaticano.

Fue el Obispo de Santander D. Juan Antonio del Val quien en 1980 dió permiso a Conchita para que fuese entrevistada por el equipo de Bill Nicholson para hacer un documental filmado sobre las Apariciones para la BBC británica y centrado en una entrevista personal a Conchita. Este documental de media hora titulado «Garabandal after the Visions», Garabandal después de las Visiones,  fue emitido en el programa de televisión de la BBC «EVERYMAN» a finales de 1980, en horario «prime time» y con un éxito impresionante de audiencia, tanto que se colapsaron las lineas de los estudios y tuvo que ser reemitido un par de veces mas para el Reino Unido y todavia una cuarta vez mas para Irlanda y se hicieron numerosas copias para muchas televisones.

También fue D. Juan Antonio del Val quien autorizó a los Sacerdotes para subir a Garabandal y celebrar la Santa Misa en la Iglesia del pueblo y promovió un nuevo estudio para que se examinasen con mayor profundidad los sucesos de Garabandal.

Junio de 1961:

D. Valentin adjunta a su cuaderno de notas el primer testimonio escrito por la niña Conchita:

Después del rosario a las 9 íbamos a coger manzanas y estuvimos sentadas en el camino y después se quitaron las ganas de cogerlas y estuvimos jugando a las canicas y después decíamos que a la mano derecha estaba el Angelín y a la izquierda el Demonín y después le tiramos con piedras al Demonín y al Angelín le decíamos que se es tuviera con nosotras y después se nos apareció, y yo que levanté la cabeza y dí un gritu y después las otras que me vieron a mí en éxtasis miraron para arriba y dijeron que ¡ay, el Angel!.

 Y después bajamos al pueblo y nos fuimos a la Iglesia y tropezamos a una niña y nos dijo que de donde veníamos que muy asustadas estábamos muy pálidas y cuando entremos en la Iglesia fueron unas y se lo dijeron a nuestra señorita y la señorita nos dijo que fuéramos allá tres días y después hasta el viernes no le volvimos a ver.

El Angel era como un niño de nueve años, daba la impresión de gran fuerza, el vestido azul y las alas color rosa el pelo acastañado y la cara muy sonriente y el color garbanzo y la raya al medio y el lunes nos preguntó Don Valentín que qué había pasado y nos preguntó por separado y le dijimos todo lo que habíamos visto, el lunes no hemos visto nada fuimos toda la semana allí el 26 lunes vimos al Angelín el 27 subió Don Valentín y nos preguntó que qué había pasado y le dijimos que le habíamos visto como el día 18 ...

 

LO FIRMAN:

    Conchita González González
    Jacintuca González González
    Mari Cruz González Madrazo
    Loli Mazón González

 

 

Este relato lo escribió después Conchita en su diario con mejor redaccion y se puede leer en el capítulo primero de esta historia.

 

Sigue ahora Don Valentín:

 

D. Valentín residía entonces en el vecino pueblo de Cosio, con frecuencia sus anotaciones están escritas al dia siguiente o posterior. De sus notas se deduce que para conocer bien las Apariciones no bastan algunos datos de sucesos externos,  sino que hay que conocer en cada aparición las palabras de la Santísima Virgen, las preguntas y respuestas de las niñas, lo que las niñas veian y sentian.

 

Lo que sigue son algunos extractos de lo que dice D. Valentín en sus notas:

Sobre las Comuniones de manos del Angel:

Dicen que hizo igual que yo cuando doy la comunión. Loli y Jacinta comulgaron en la Campuca más arriba de otras veces y después el Angel les señaló donde estaba la Virgen y las llamó con la mano.

Subiendo a los pinos, al terminar la calleja, hay un pequeño rellano frente a la Capilla, que le llamaban la Campuca, antes de empezar el empinado repecho final que sube a los pinos. En este rellano habia una piedra bastante grande sobre la que se posó alguna vez el Arcangel San Miguel. Esta piedra, años después, fue llevada al interior del recinto de la Capilla de San Miguel. 

 

Sobre el Dr. Morales y el Dr. Piñal, doctores de la Comisión:

El martes 11 vinieron el Doctor Morales y el Doctor Piñal. No sé la opinión científica de los doctores, lo que sí sé es que el Doctor Morales dijo que el martes no sucedería nada, pues si las niñas estaban sugestionadas él las desugestionaría; cuándo subían las niñas él estaba en el camino, pasaron las niñas sin hacerle caso y estuvieron en el mismo estado unos 7 minutos. Al otro día se dijeron: ¿no decía el carmelita que hoy no veríamos más al Angel? (el Doctor Morales les había dicho que él era carmelita).

 

Las niñas se alegraban mucho cuando venian sacerdotes:

 

Cuando llegué a San Sebastián acompañado de Don Gilberto y Don Liborio y un estudiante de Comillas, nos encontramos con las niñas acompañadas de otras cerca del pueblo, ví a las niñas muy contentas; había mucha gente; los sacerdotes les hicieron muchas preguntas, a las 8 y media llegaron las niñas al sitio de costumbre y después de hacer la señal de la Cruz las ví en el estado de siempre, pero esta vez muy contentas, las ví sonreir a todas, decir con la mano adios varias veces, se les veía mover los labios como si estuvieran hablando y para besar, duró 10 minutos, después las llevamos a la Iglesia, yo les pregunté una por una. Después mandé a los sacerdotes y a los padres que pasasen a la sacristía y coincidían en lo mismo con ellos. Supongo que habría cerca de mil personas, me dijeron les había besado en la frente, en las mejillas y ellas le habían besado a El.

 

Cuando venia la llamada nada podia parar a las niñas:

 

Estaban los tres sacerdotes en la casa de Conchita, Don Pedro el Cura de Guarnizo y yo entreteniéndolas con idea de que no se pusieran de acuerdo, pero, cuando llegó la hora de las 9 se nos escaparon y los sacerdotes salieron corriendo detrás llegando al sitio de costumbre y quedando como siempre. Les pregunté si habían comulgado, y me dijeron que sí las cuatro. Les pregunté si habían hablado con el Angel me dijeron que sí; era secreto, me dijeron que no, pero que dijo el Angel que no lo dijeran. Les pregunté si volvería y me dijeron que sí. Los Sacerdotes eran Salvador Anguio, Pedro Llanes, José Luis Gómez, Lizaso, José Gabriel Peña, José Antonio Cabada, Cosuso, Oceja y Don Pedro.

El Angel solo daba la Comunión a las niñas cuando no habia Sacerdotes en el pueblo que lo hiciesen en la Iglesia y dijo a las niñas que tomaba las Sagradas Formas « ya consagradas » de los Sagrarios de la Tierra.

Fueron como a las 9 menos cuarto, estuvieron unos 7 minutos en el estado de siempre; comenzaron luego a hablar bajo, yo me acerqué y les entendí lo siguiente; “Haznos un milagro; que la noche se convierta en día” (lo dijo Mari Cruz).

Foto: El P. Luis Andreu escucha a Loli y Jacinta.

Conchita decía: “haznos un milagro aunque sea chiquitín”. Después decían. “vino tambien un cura que tenía una visera y otro que tenía un cordón enroscado (este era Logo) y el otro (Ozejo), también hablaba del carmelita (Morales). Después contaron las cosas que habían hecho estos días, que les dice su madre que coman más, estuvieron así hasta las 9 y media. Después rezaron el rosario, me dijeron habían comulgado y visto a la Virgen del Carmen, que volvería mañana”.

Sobre que hay que obedecer:

 

Me dijeron que les había dicho el Angel que tenían que obedecer al cura y a los padres y hacer vida de niñas como siempre.

 

Después que ven a la niñas muchos cambian y creen:

 

Vieron al Angel y a la Virgen del Carmen. Las separaron como siempre, Jacinta y Loli en casa de Ceferino; Mari Cruz y Conchita en casa de Conchita. Asistieron unos ocho sacerdotes, dos doctores y  600 personas fuera, ha habido días que había cerca de tres mil personas en domingo, muchos vienen por curiosidad, después que ven a las niñas cambian; he visto a hombres llorar.

 

El vestido de la Virgen:

 

Conchita vió al Angel y a la Virgen del Carmen, el vestido es blanco con flores blancas y el manto azul muy claro, nariz como la de la Virgen de la Iglesia, los ojos negros y las manos como las de aquí; estuvieron como 30 minutos y dice que la Virgen tenía el pelo largo hacia atrás, suelto; Mari Cruz dice lo mismo.

 

La Virgen viene con el Niño:

 

Loli y Jacinta vieron a la Virgen del Carmen y al Niño y al Angel; dicen que otras veces no trae al Niño, que les dejó el Niño, primero a Jacintuca y después a Loli; el Niño tiene corona y el Niño es como de carne y tiene corona, envuelto en un manto, estuvieron como 18 minutos, rezaron una estación, cuando comenzaron a rezar le vieron otra vez. Dicen que el manto es azul y el vestido blanco con flores blancas. Les dijo que esta tarde fueran allí mismo a la Campuca, cantaron el himno a San Miguel y el Ave Maria.

Primero fueron Loli y Jacinta, estuvieron en la Calleja, me dijeron que habían visto a la Virgen del Carmen y al Angel, al principio estuvieron serias, se les vió algunas lágrimas, después comenzaron a hablar, se ponían la corona de la Virgen y del Niño, también parecía que tenían a veces al Niño y hacían ademán de acunarle.

 

A las niñas, por la felicidad, el tiempo es como que no existe:

 

Otra vez le decía: “estate un poquitín más que no llevas nada más que un minuto”. Parece ser que entonces la Virgen le contestaba que llevaba una hora y cuarto (que ese tiempo era exacto). Me dijeron que por la tarde le veían; comulgaron en la Misa y no comulgaron en la Calleja.

 

De nuevo la Virgen con el Niño.

 

Hicieron ademán de tener al Niño en los brazos, de besarla varias veces, así como la Virgen a ellas; se pusieron la corona, le pidieron varias veces que no se fuera. Desde hace unos días me dicen que dijo la Virgen que se les aparecerá donde quiera que estén. Ayer dijeron que Conchita la vió otra vez. A Mari Cruz se le apareció junto a la casa, estuvo como 25 minutos.

Estos textos son extractos de las notas de D. Valentin. Para un seguimiento en conjunto de la historia de las Apariciones es conveniente seguir el relato en forma de historia tal como se puede leer en capítulos anteriores.

Entrevista con el párroco Don Valentín
Marichalar Torres.

 

El 15 de Junio de 1976, después de un largo periodo de silencio en obediencia a sus superiores,  el Párroco de Cosio y Garabandal durante las Apariciones da su primer testimonio público de los hechos.

Es de gran importancia porque el Padre Valentín es uno de los mas importantes testigos de las Apariciones. Gran observador y testigo imparcial de la verdad de los hechos, conocía muy bien a las niñas y sus familias.

 

Nota: Algunas preguntas y respuestas no pertenecen a una sola entrevista sino que pertenecen a un tiempo posterior en que ya Don Valentín dió un respuesta mas clara y definitiva.

 

P: ¿Fue usted el Párroco de Cosio y Garabandal antes de las apariciones?.

 

R: Sí, en 1942 fui nombrado párroco de las dos parroquias. Esto fue veinte años antes de las apariciones. Como sacerdote bauticé a todas las niñas y les dí su Primera Comunión. Yo casé a los padres de Lolita (Mari Loli Mazón). La subida a Garabandal desde Cosio era entonces muy dificil.

 

P: Antes de las Apariciones, ¿enseñaba a los niños el catecismo?.

R: Sí, les daba el catecismo dos veces por semana. Un dia, en el mes de Junio, les hablé del Corazón de Jesús y de las doce promesas del Sagrado Corazón. Omití dos o tres porque no las recordaba todas y les dije  “el resto el domingo”. Entonces le pregunté a un muchacho de la catequesis, ¿Tienes Angel de la Guarda?, me dijo “No sé lo que es un Angel,”. Entonces se lo explique.

El domingo siguiente el Angel se apareció a cuatro de las niñas. Fue por esto que alguna gente decia que el Angel se les apareció porque yo les habia hablado del Angel de la Guarda durante el catecismo. Pero no fue esa la razón ya que habia hablado casi todo el tiempo del Sagrado Corazón de Jesús. Del Angel de la Guarda solo hablé un poco y del Sagrado Corazón hablé casi toda la mañana. Si hubiera sido por el catecismo se habría aparecido el Corazón de Jesús, porque habia hablado mucho del Sagrado Corazón y muy poco del Angel de la Guarda.

 

P: Durante las Apariciones, ¿de qué modo interrogó a las niñas?.

R: Llevaba a las niñas a la sacristía, una de cada vez. Le preguntaba detalles de cómo había visto a la Virgen, cada una decia lo mismo. Intentaba confundirlas diciendo, "bueno, no, las otras niñas dijeron que el Niño llevaba zapatos pequeños en los pies", lo hacia para ver si se contradecían, pero nunca pude encontrar contradiciones en ellas, siempre describían sus vestidos y cada cosa del mismo modo. Informaba al Obispo de cuanto sucedia cada dia.

 

P: ¿Tiene copia de estos informes?.

R: Sí.

 

P: Antes de las Apariciones, ¿eran las niñas videntes mejores que las otras niñas del pueblo?.

R: Antes de las apariciones eran igual que las demás niñas.

 

P: Durante las Apariciones, ¿notó algun progreso espiritual en las videntes?.

R: Al principio, el primer año, mucho. Después cuando ya venia mucha gente cambiaron un poco. Cuando la avalancha de gente terminó comenzaron a mejorar de nuevo.

 

P: Cuando las videntes tuvieron 18 o 19 años, ¿eran mas espirituales que las otras del pueblo?.

R: No habia mucha diferencia, casi lo mismo, porque todas las niñas del pueblo eran muy buenas.

 

P: ¿Pidió alguna vez a la Virgen que le diese alguna señal como prueba?.

R: Sí, La Virgen me dió una prueba especial para mi un dia a la una de la madrugada. Estaba muy cansado y pensé, « Bueno, que la Virgen me lo aclare que yo ya no puedo mas con esto » Pedí que si todo era verdad que las niñas viniesen a mi esa misma noche mientras dormia y que me despertasen y me diesen a besar el crucifijo. Después me fui a la cama y sobre las cuatro de la madrugada, Mari Loli, en éxtasis, acompañada por el escritor Sanchez Ventura y un pequeño grupo de gente, llamó a la puerta de mi habitación. Cuando la abrí volvió hacia mi su cara, sonreia, y todavia en éxtasis extendió su brazo con el crucifijo para que lo besase.

 Esto fue una prueba muy clara para mi. ¿Cómo la niña vino a mi habitación sin saber que yo estaba allí aquel dia? Era muy dificil porque habia cambiado de sitio tres dias antes y ni Mari Loli ni la familia sabian donde estaba ni en que casa habitaba. Ellos creian que estaba en mi casa anterior. Además, ¿cómo sabia en qué habitación estaba si habia cuatro habitaciones con puertas iguales? Yo estaba en la tercera cuando ella llamó a la puerta. ¿Cómo sabía que estaba allí?.

 

P: ¿Tuvo alguna otra prueba?.

R: Sí. En una ocasión fui enviado por una temporada a otro pueblo y me dije «veamos lo que sucede». Estaba preocupado, porque un dia las niñas dijeron que hasta cierta fecha no habría mas apariciones, unos dos meses, y me decia «si no puedo regresar no podré comprobarlo y testificar como hasta ahora, a ver qué sucede». Me fui y mas adelante cuando ya estaba de vuelta, en la fecha exacta que las niñas anunciaron, la apariciones volvieron a ocurrir.

 

P: ¿Tuvo dudas sobre las apariciones?.

R: No, de ningun modo en lo que se refiere a los hechos. No podria decir que todo sea sobrenatural, porque no siempre estaba allá para ver cada cosa. Sin embargo puedo decir con absoluta certeza que es sobrenatural. Para mi no hay duda de que las apariciones son verdad.

 

P: ¿Fué interrogado por el Obispo durante las Apariciones o por la comisión?

R: Nunca fui interrogado por el Obispo. El deseaba que firmase una declaración, pero le dije que entonces todavia no podia firmar nada en un sentido o en otro hasta ver como evolucionaba todo. En una ocasión la comisión intentó darme unas vacaciones. Me insinuaron “que para que la gente no piense que le estamos presionando, que haga una petición por carta y nosotros le daremos unas vacaciones”. Contesté, “Mira, si me enviais fuera me iré, pero yo no lo pediré”. Parecia como que deseaban engañarme. Tenía mucho respeto por el Obispo, pero cuando era necesario decir que no, lo decia claramente.

 

P: ¿Encontró deficiencias en el modo de actuar de la comisión?.

R: Si, nada se hizo bien. En una ocasión un siquiatra de Madrid vino a examinar a las niñas. Llegó a las diez de la noche y las niñas ya estaban en cama. Me dijo, “Mira, me obligaron a venir acá”. Le pregunté “Si quería ver a las niñas, aun cuando estaban en cama”. Creo que solo vió a una, pero cuando escribió su informe dijo que habia visto a todas y que esto era mentira. No recuerdo su nombre. Es un profesor de siquiatría.

 

P: Conchita dice que durante los interrogatorios nunca se le tomó juramento sobre la Biblia, ¿sabe algo de esto?.

R: Es lo que me dijo, nada de juramentos. Intentaron durante horas que dijese lo que ella no queria decir y aunque la niña era muy inteligente, el Obispo y los que la rodeaban fueron mas inteligentes que ella. Hubo ocasiones en que lograron que negara. Lograron que dijese cosas que no pensaba decir.

P: ¿Se le pidió alguna vez testificar bajo juramento?.

R: Nunca. Comprendimos que la comisión estaba haciendo todo lo posible para terminar con esto por medios lícitos o ilícitos. Por todos los medios deseaban terminar con las apariciones porque ellos no creian en ellas.

 

P: ¿No tenía la comisión sensibilidad para las almas o para los deseos de la Virgen?.

R: No. El mensaje de la Virgen se habia cumplido. Fue el cumplimiento de la profecia según la cual muchos Obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición.

 

P: ¿Vió el milagro de la Comunión visible?.

R: No, no lo vi. Esa noche era ya tarde y me retiré porque estaba algo cansado. Estaban presentes ocho sacerdotes, uno era Jesuita y otro un sacerdote de la diócesis. Les dije, “Miren bien lo que suceda.” Poco después de que me habia ido a la cama me llamaron y me dijeron, “se ha realizado y hemos sido testigos”. Sucedió todo como dijo la niña Conchita que ocurriría. Era la una menos cuarto de la madrugada, pero como por el sol habia una hora mas, oficialmente era todavia el dia previsto, el 18 de julio de 1962.

 

P: ¿Como le afectó la noticia del Milagro?.

R: Me impresionó mucho.

 

P: ¿Qué parte del Mensaje le impresionó mas?.

R: Las niñas, en esas fechas, tenian el concepto de que cada sacerdote era como un santo. Y para las niñas lo que el mensaje decia y lo que yo mismo escuché, “Que la Iglesia iba por el camino equivocado, ... los sacerdotes, oh!... y los obispos, oh!... y tambien cardenales...,” para mi esto fue definitivo, porque con todo el respeto que las niñas tenian por los sacerdotes era imposible que ellas lo pensasen. En otras palabras, ellas creian que un sacerdote no podia pecar.

 

P: En su opinión, ¿como es que muchos cardenales, obispos y sacerdotes, segun el mensaje, van por el camino de la perdición?.

R: Es muy claro, porque muchos están haciendo las cosas al revés. Hay muchos que niegan la Eucaristía, la Virginidad de la Virgen y la Santidad del Papa. Niegan todo esto.

 

P: ¿Piensa que la profecía de «que muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdicion» se ha cumplido?.

R: Si, si, se ha cumplido al pie de la letra. Era imposible para las niñas conocer eso, porque en esas fechas ni siquiera yo sabia que todo ello era así.

 

P: Las apariciones de Garabandal ¿le ayudaron a ser mejor sacerdote?.

R: ¡Ciertamente!.

 

P: ¿Espera el Aviso y el Milagro?.

R: Los espero, porque estas cosas deben tener un final adecuado, esto es, la Virgen no deja las cosas en el aire. Ella hará algo para que todo termine bien. Ella ha de terminar y completar lo que empezó.

 

P: ¿Conoce algo interesante que tuviese lugar durante las Apariciones y que no haya sido escrito en los libros sobre Garabandal?

R: Si. Hay mucho y muchos pequeños detalles, pero no se si están o no en los libros. Por ejemplo, en una aparición las niñas se presentaron a la Virgen con un crucifijo hecho de madreperla. Se oyó a las niña decir «Ah! es un crucifijo de Burgos.» ¿Cómo podian saberlo las niñas, si ni siquiera sabian que tal crucifijo existía?.

Otro dia, estando Conchita en éxtasis le oí decir, “Ah, que hay dos sacerdotes aqui, si, Don Valentin y otro” Miré a mi espalda pero no veia a ningun sacerdote. La niña habia dicho que habia dos sacerdotes. ¿Cómo podia saber ella del otro sacerdote si venia vestido de paisano?.

En una ocasión un sacerdote dominico vino vestido de paisano y estaba dando una vuelta por el pueblo. Entró en la casa de Conchita mientras estaba en éxtasis. LLevaba con él un crucifijo de misionero. Se lo ofreció a Conchita para que la Virgen lo besase. En éxtasis Conchita le preguntó “¿Cómo es que vienes vestido de esa manera si estás mucho mejor vestido de blanco?”.

En otra ocasión vino un sacerdote en un autobus desde Oviedo. Vino porque la gente queria que viniese, ya que él todavía no creía nada. Una de las niñas empezó a ofrecer el crucifijo a todos para besarlo. Mas tarde me dijo que pensó, «si todo esto es sobrenatural que la niña, al llegar a mi, vuelva a su estado normal». Cuando llegó a él volvió a su estado normal. Se retiró a un lado y comenzó a llorar. Entonces la gente vino a preguntarle ¿ por qué lloras?. El contestó. “Por favor, dejarme, todo esto es muy serio.” Hay miles de casos como estos que he dicho.

 

P: Se dice que conoció al Padre Luis Andreu, el sacerdote que vió el Gran Milagro que va a venir. Nos puede decir qué le dijo el dia que vió el gran Milagro y que después el murió de felicidad?.

R: Si. El Padre Luis vinio varias veces. Nunca dijo una palabra. El venia, observaba los hechos, tomaba notas y se iba. Nunca dijo nada hasta ese su último dia. En ese dia, 8 de Agosto de1961, yo tenia que ir a despedir a una sobrina mia que era monja. Cuando el padre Luis llegó a Cosio le dije, “Aqui está la llave de la Iglesia de San Sebastián donde puede decir la Misa. Yo no estaré allí y durante la tarde puede permanecer allá.” El padre Luis volvió a Cosio a media noche. En la plaza de Cosio me dijo, “Hoy tuve una prueba ciertísima, lo que las niñas dicen es verdad, para mi ya no hay duda de que es sobrenatural”. Después salió para Reinosa y murió durante el viaje. Estas fueron sus últimas palabras para mi. Estaba muy sorprendido porque antes nunca habia dicho nada.

 

P: ¿Hay algo que quisiera decir a los que difunden el mensaje de Garabandal?.

R: El Mensaje debe darse a conocer por todo el mundo. Por supuesto lo mas importante es cumplirlo. No ganamos nada dando a conocer el mensaje si no lo cumplimos.

Hasta aquí la entrevista a Don Valentín.

 

Hay que decir que de los miembros de la Comisión es muy conocido que el Doctor Morales, médico principal de la misma, se retractó de su anterior posición negativa y, a partir del año 1983, se convirtió en un ferviente defensor de las Apariciones. De igual modo, D. Juan Antonio del Val gozaba de la plena confianza de D. Doroteo Fernandez, por ello fue testigo personal y a finales de 1971 fué nombrado Obispo de Santander.

El Obispo D. Juan Antonio del Val estudió por su cuenta todo, pues vió que todo ello requería un estudio mas profundo y que aquello era muy serio. Dió permiso a Conchita para hacer la película de la BBC y mas tarde dió permiso a los Sacerdotes para subir a Garabandal y decir la Santa Misa en la Iglesia, que anteriormente habia estado prohibido, y promovió un estudio sobre las Apariciones que posteriormente fue enviado a Roma.

En el Vaticano, los testimonios de D. Valentín y de las videntes fueron muy bien acogidos, tanto por el Papa Pablo VI como por Juan Pablo II. En la foto vemos al Papa Juan Pablo II con Joey Lomangino, fundador de « The Workers of Our Lady of Mount Carmel of Garabandal ». « Los Trabajadores de Nuestra Señora del Monte Carmelo de Garabandal » que difunde los Mensajes y las Apariciones de Garabandal desde 1965. Joey, ciego desde los 16 años por un accidente de trabajo, tiene la promesa de la Virgen en Garabandal de que el dia del Milagro recuperará su vista.

El Papa Juan Pablo II cree en las Apariciones de Garabandal. El leyó el libro en alemán sobre las Apariciones «Garabandal, Der Zeigefinger Gottes» de la foto, escrito por Albretch Weber.

A partir de su segunda edición se pueden leer  estas palabras que el Papa escribió a su autor: «Que Dios te recompense por todo. Especialmente por el profundo amor con que estás dando a conocer los sucesos relacionados con Garabandal. Que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de que sea demasiado tarde. Como expresión de gozo  y gratitud el Santo Padre te da su Bendición Apostólica».

El Papa Juan Pablo II añadió un saludo personal con su letra y firma.